¡Bienvenido a Ciencia4Kids!

Descubre el fascinante mundo de la ciencia de forma sencilla y educativa.

¿Cuál es el recorrido que sigue el alimento desde la boca hasta el intestino?

El alimento es ingerido en la boca y luego pasa por el sistema digestivo.

El alimento es ingerido en la boca y luego pasa por el sistema digestivo.

El alimento es ingerido en la boca y luego pasa por el sistema digestivo.

El alimento es ingerido en la boca y luego pasa por el sistema digestivo.

Cuando estamos comiendo, nuestras papilas gustativas en la lengua empiezan a saborear la comida que entramos en nuestras bocas. Nuestros dientes y lengua trabajan juntos para cortar, triturar y mezclar los alimentos. Mientras tanto, las glándulas en la boca producen saliva para que la comida sea más fácil de tragar.

Después de masticar, la comida entra en el esófago. El esófago es como un tubo de transporte que lleva la comida desde la garganta hasta el estómago. Un anillo de músculos llamado esfínter esofágico inferior se abre y deja que la comida pase al estómago. En el estómago, se mezclan los alimentos con los jugos gástricos que lo hacen ácido y luego se convierte en una mezcla pastosa llamada quimo.

Desde el estómago, el quimo pasa al intestino delgado. Múltiples pliegues cubren el intestino delgado y tienen vellosidades que ayudan a absorber los nutrientes. La bilis de la vesícula biliar y el jugo pancreático entran en el intestino delgado para ayudar a digerir los alimentos aún más. La mayor parte de los nutrientes de los alimentos son absorbidos en el intestino delgado.

Finalmente, la comida que no se digiere y los desechos se mueven al intestino grueso. El intestino grueso es más amplio y se mueve a través de nuestro cuerpo para salir del cuerpo como heces. El proceso de digerir los alimentos lleva mucho tiempo y requiere de la ayuda de muchos órganos importantes en nuestro cuerpo. ¿Interesante, verdad?

¿Qué es el intestino grueso y cuál es su función en el sistema digestivo?

El intestino grueso es la parte final del sistema digestivo y también es como una tubería, pero más ancha que el intestino delgado. Aquí es donde llegan los restos de comida que nuestro cuerpo no ha podido aprovechar. Estos restos, que ya no tienen muchos nutrientes, se convierten en heces. El intestino grueso se encarga de mover esas heces a través de nuestro cuerpo y finalmente, las expulsamos fuera de nuestro cuerpo cuando vamos al baño. Podemos imaginar al intestino grueso como una fábrica que recoge las cosas que ya no nos sirven y las lleva fuera de nuestro cuerpo, como si fuera una papelera.

El alimento es ingerido en la boca y luego pasa por el sistema digestivo.

El alimento es ingerido en la boca y luego pasa por el sistema digestivo.